Hot! Crónicas desde la audiencia /// Día 2 (II): declararon Sofía Gatica y Norma Herrera

El testimonio más esperado “La denuncia fue el 11, los bidones los sacaron el día 12” recordó Sofía Gatica sobre la causa del 2004. [...]


El testimonio más esperado

“La denuncia fue el 11, los bidones los sacaron el día 12” recordó Sofía Gatica sobre la causa del 2004. La segunda jornada de audiencia estuvo caracterizada por relatos conmocionados de las víctimas directas, las oposiciones de  la Defensa, y los cuestionamientos sobre las distancias de la fumigación. El Tribunal, pidió una inspección ocular en el territorio, como resultado de la confusión que produjo en los testigos el mapa actual del barrio que, según ellos mismos explicaron, no es el mismo que en 2004.

Las dos testimonios de la tarde declararon que la propiedad de donde vieron el avión fumigador era del acusado Francisco Rafael Parra. El Tribunal aceptó incorporar los últimos análisis de sangre realizados por la municipalidad de Córdoba como prueba de la causa.

A las 14:30 horas entra Sofia Gatica a la sala. “Hace un año y seis meses que no vivo en el barrio” declara y explica que fue por problemas de salud: “Mi hija tiene tres agroquímicos en sangre y yo decidí sacarla antes de que le pase lo que le paso a uno de mis  hijos. Tengo una hija fallecida por malformación de riñón y he tenido serios problemas con el otro cuando era chico, a los 6 y a los 8, que se le paralizaba… los médicos decían que era un virus.” El relato de su experiencia personal prosigue: ““Hay que estar ahí para ver como se van perdiendo al vida en el barrio. He visto morir y sufrir a muchos vecinos”.

La causa primera a la que hace referencia fue la presentada en el 2004. “Cerca de las 20 horas nos metimos con Marcela Ferreira y Norma Herrera al campo de soja y estaban fumigando con maquina mosquito. Fuimos buscar a los vecinos para que nos acompañara a hacer la denuncia. Fuimos a la Comisaria de Empalma con Marcela y con Victor Hugo Castagno” relata Sofia rememorando el día 11 de febrero cuando realiza la denuncia.

Prosigue: “La llamamos a Diana Raab de Ambiente de la Municipalidad para que nos acompañe. Ella va, nos tienen hasta la 01 y ahí denunciamos que se estaba violando la ordenanza que prohíbe las fumigaciones terrestres. Después nos vuelven a llamar para seguir declarando y nos dicen que iban a hacer un allanamiento en el campo y ahí sacaron bidones de agroquímicos. La denuncia fue el 11, los bidones los sacaron el día 12.” De esta manera, y luego de hacer la denuncia, la Policía allanó los galpones de Parra y encontró bidones con restos de pesticidas.

Demarcando el  lugar

Sofía se levanta para marcar en el mapa la distancia donde ve la máquina mosquito. “Vivo acá en el pasaje, después del loteo y el alambrado con el campo atrás” afirma. Marca también el lugar donde “nos parábamos y frenábamos la máquina mosquito y nos insultaban” agrega la testigo.

-¿Pero sabe de quién es esa máquina mosquito?, Pregunta el Fiscal

– Del señor Parra, responde Sofía contundente.

El Fiscal pide dejar constancia.

“En el 2004 se llegaba con la soja en general hasta la calle. Había un alambrado y alambre de protección. Más o menos camine dos cuadras a donde estaba el sembradío y la máquina. Cuando nos vio, no hizo nada. Siguió fumigando” afirma la testigo y agrega “Nosotros frenamos la máquina mosquito para que no fumigara mas. Una vez una vecina se tuvo que volver porque se descompuso… se te empieza a secar la garganta, la nariz y te arden los ojos.” Describe y aclara que “La máquina estaba siempre en el mimo campo”.

-¿Le vieron arrojar la sustancia?

Si, es líquido… y abre una aletas, largas.

Cuando llega el momento de la Defensa, el  Dr. Araoz insiste en que la testigo no puede determinar la cantidad de metros y el alcance. Sofía intenta precisar “yo veo desde mi casa, vivo a 50 metros. Por eso es que sé tanto porque he vivido y esta ahí. Tenía que sacar a mis hijos de ahí porque se iban al campo a querer jugar.”

Ante estos pedidos, la Señora Gatica se levanta a ubicar los silos en el mapa, “es a la altura de los silos” remarca. Sin embargo , la referencia a diferentes años, la ubicación en metros del espacio y la situación de tensión en la sala espesan el recuerdo.

Debido a estas confusiones, desde el Tribunal se solicita la realización de una pericia ocular del territorio a determinar.

La avioneta amarilla

En la Causa del 2008 las denuncias no son por fumigaciones terrestres sino aéreas. Esa mañana del 1 de febrero de 2008 fumigaban con avionetas, una amarilla y una gris, aclaró Sofia. La amarilla bajaba sobre el campo de Parra, donde están los silos, y en el otro campo pegado.

Se constó en actas que en el 2008 no le tomó la patente pero, según ella explica, es la misma que vio antes. “Es amarillenta y anaranjada con franja azul” afirma.

“La primera vez que le tomé el número fue el 2003. El número es LV-AXC, y es el que volví a ver.” También recuerda que: “en el 2004 se presentó a mi casa una señora Juana Minuzzi que también había tomado el número de la avioneta. Era el mismo. Ella me dijo que era de camino a Capilla de los Remedios, me dijo que vivía a dos o tres casas de la del Sr. Parra”.

Ante las preguntas de la Querella, del Dr Martínez, fue describiendo el recorrido de la avioneta. Posteriormente, pide precisión por dónde daba la vuelta y Sofia aclara “Cuando el avión da la vuelta pasa por arriba del barrio”. Asimismo, remarca que los chicos del barrio solían jugar haciendo “chozas” de soja en el campo y ella solía ir a sacarlos del lugar. Incluso precisa que “en el campo de señor Parra al fondo hay una lagunita donde tiran los bidones vacios que acaban de usar.”

Las pruebas

El Fiscal Matheu, por su parte, interroga sobre cuántas personas del 2002 a la fecha se han enfermado. “Fueron 193 casos de cáncer en el estudio que hicimos con la gente de la Municipalidad hasta el 2010. Ahí estaba el Dr. Barri. Hasta la fecha han fallecido muchas, no puedo decir datos pero si nombrar los de alrededor de mi casa” aclara la testigo. Con respecto al análisis de los últimos resultados informó que “los resultados los dieron la semana pasada, son de fines del año pasado. Me llamaron los vecinos contándome y  preguntándome si estaba bien que tuvieran dos o tres agroquímicos en sangre.”

Ante la indagación sobre estos informes y las enfermedades en el barrio, parte de la Defensa representada por Hairabedian expresó que se opondría sistemáticamente a todas las intervenciones: “he seguido al Presidente y creo que esta desvirtuando el objeto de juicio y quiero adelantar que me voy a oponer en cada una de las oportunidades al objeto que tienen; si hubo o no fumigación en dos oportunidades, una en el 2004 y otra en el 2008. Me voy a oponer sistemáticamente.”

El Fiscal Novillo, por su parte, le responde que si bien las fechas no pueden coincidir, si lo hace la sustancia. De ahí, la pertinencia de las pruebas porque, como aclara el Fiscal, uno de los requisitos es que la contaminación es un modo peligroso para la salud. “Si la fumigación no lo fuera no existiría la figura” aclara.

Tras esta argumentación, el Tribunal acepta que se incorporen los informes de las muestras que les entregaron la semana anterior. Finalmente, Sofía Gatica agradeció al Tribunal y expresó: “Espero que consideren que somos seres humanos y velen por nosotros”.

Norma Herrera

Como segunda testigo de la tarde se presentó Norma Herrera. A las 16:23 horas, Norma explicó que fue en febrero de 2004 cuando “entramos con unos vecinos y estaban fumigando en el campo. Fuimos con Sofia Gatica y Marcela Ferreyra”. “Fue a la tarde” testifica.

“Estaba a una cuadra de donde estaban fumigando. Se siente un ardor en la nariz, en la garganta y la nariz. Todas las veces que fumigaban sentíamos lo mismo” recuerda y hace un silencio. “El hombre nos vio y siguió fumigando”, recuerda después.

“Tengo cinco hijos, una nena con leucemia y otro hijo de 21 años con agroquímicos en la sangre. Fue cuando le hicieron el primer estudio de los 30 chicos. Nunca fui al médico a hacerme nada, no sé si por temor”. Norma Herrera siguió en el barrio un tiempo más, hasta el 2006.

Llegado el momento del interrogatorio, cuando le preguntan si habia visto una avioneta, declara “creo que color verde”. Igualmente, unos minutos después, al solicitarle detalles aclara que “No puedo describir la avioneta porque ese tiempo me dedicaba más a la enfermedad de mi hija que a otra cosa.”

“¿Sabe de quién era la propiedad?” interroga la Fiscalía. “La tenía el Sr. Parra”, afirma

Antes de retirarse la testigo se conmociona pidiendo justicia; para su hija y para que los niños la tengan. Corriendo el torso hacia adelante, levanta despacio una foto de su hija.

Cerca de las 17hs se cierra la audiencia hasta mañana a las 9.30. Está prevista la declaración de la doctora Inés Flamini y del doctor Eduardo Molina,  integrantes del Upas 28; de Corina Barbosa, del grupo de madres del barrio, y de Vita Ayllón, denunciante por las malformaciones de su nieto.

Imágenes: Como Yuyo Colectivo de Comunicación

2 Comentarios

  1. Fuerza, vecinos globales, miles de personas alrededor del mundo estamos con ustedes. Ustedes serán los primeros de una larga lista de ciudadanos que llevaremos a juicio a todos los criminales responsables de tanto dolor y muerte.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *