Hot! Sofía Gatica ganó el premio Nobel verde

Foto: Prensa RedPor Katy García – Prensared

“¡Que paradoja, me dan un premio! Eso significa que afuera están reconociendo que tengo razón, que se está matando y enfermando a la gente por el uso abusivo de agroquímicos y acá no se hace nada”, le dijo Sofía Gatica a Prensared horas antes de partir hacia San Francisco. (EE.UU).

Repasó la historia de lucha emprendida once años atrás cuando advirtió que en su barrio había demasiados enfermos y muertos por cáncer. Se unió a un puñado de mujeres que compartían esa visión y se organizaron como Madres de Ituzaingo.

Habló de los gobernantes, de las multinacionales, de los planes de la organización  y del próximo juicio a productores agropecuarios por fumigaciones ilegales en el barrio.  “El resultado de este juicio es fundamental para la Argentina”, opinó.

El Nobel verde o premio Goldman

Desde 1990, seis líderes de movimientos ambientalistas de África, Asia, Europa, naciones Insulares, América del Norte, América del Sur  y América Central, reciben 150 mil dólares como estímulo a la labor desarrollada en defensa del medio ambiente. Es la primera vez que una organización local lo recibe.

Richard N Goldman, presidente del Premio Ambiental Goldman también conocido como premio Nobel verde explicó en 2009 que junto a su esposa decidieron otorgar  este reconocimiento a “líderes de movimientos aparentemente dispares que se unen reconociendo que la salud del medio ambiente está directamente relacionada con el desarrollo económico y la justicia social”.

Además afirmó que los poderosos del mundo podrían aprender de “los héroes anónimos que continúan arriesgando sus vidas y el sustento de cada día para proteger el medio ambiente y hablar en contra de la corrupción en nombre de sus comunidades”. (1)

La  Web de la fundación explica que los postulantes son presentados por instituciones que trabajan en temas como derechos indígenas, protección ambiental, justicia, tierra, biodiversidad y conservación, salud y justicia ambiental, entre otros.

Cuenta con  el asesoramiento confidencial de 150 expertos dispersos en 70 países del mundo y con un jurado interno que resuelve quiénes son los merecedores. Así, cada año seis activistas en el mundo reciben el estímulo. Este año además de Gatica fueron premiados Caroline Cannon (EE.UU), Ma jun (China),Ikal Angelei (Kenia), Edwuin Rodriguez Gariguez (Filipinas) y Eugenia Chirikova (Rusia).(2)

Pelear con los poderosos

Empecé sin saber nada. Fui casa por casa, hablando con los vecinos. A los seis meses, nos conformamos como Madres de Ituzaingó. En 2005, se produjo un quiebre porque no  siempre coincidimos y varias compañeras se alejaron por diferentes razones. Quedamos María Godoy, Corina Barbosa  y Angélica Correa”, repasó la activista. (3)

Paso a paso y con la ayuda de Funam descubrieron que el agua de los tanques contenía arsénico, cromo y plomo. Frente a la indiferencia de los funcionarios lo denunciaron públicamente y lograron que se retiren los transformadores que chorreaban PCB.

Realizaron un censo, graficaron lo que estaba ocurriendo y lo hicieron público. Después se enfrentaron con el gobierno provincial que negaba el problema. “Me acuerdo que en la época del ministro (Roberto) Chuit tuvimos que cortar la ruta porque nos escondió la mitad de los resultados de los análisis en sangre que mostraban la presencia de tóxicos. Encima, vino al barrio y dijo que estaba todo normal”, señaló.

En 2004, el intendente  Luis Juez  le encargó al epidemiólogo Edgardo Schinder una investigación que echó por tierra la afirmación del gobierno provincial que en aquél momento presidía el actual gobernador José Manuel de la Sota.

El informe fue lapidario: “la incidencia-prevalencia de enfermedades graves con sus defunciones respectivas excede las tasas registradas en otros distritos del país”. El científico afirmó que el barrio era “inhabitable” y caracterizó la situación sanitaria como  un “cromańón ecológico“, recomendando su traslado inmediato.

Posteriormente, la Organización Panamericana de la salud (OPS) dio a conocer un estudio dirigido por Ariel Depetris que confirmó que el barrio estaba contaminado.

Un estudio realizado por Andrés Carrasco que vinculó las malformaciones con el uso del glifosato tuvo repercusión nacional y amplió el debate sobre la neutralidad de la ciencia y de los científicos y los recursos que reciben las  universidades para investigar.

El último trabajo realizado por medio del Plan Ituzaingó ordenado desde el gobierno nacional por la presidenta Cristina Fernández asevera que “el 33 por ciento de la población muere por tumores. ¿Y  qué  hace el gobierno? No lo informa. El ex ministro de salud (Oscar) González nunca nos recibió y el actual (Carlos) Simon tampoco respondió a nuestro pedido de audiencia. Ellos miran para otro lado. El funcionario del estado no esta funcionando”, aseguró.

Paren de Fumigar

Sofia criticó a multinacionales como Cargill, Monsanto y Bayer, entre otras, porque contaminan sabiendo que lo hacen, intervienen y se apropian de las semillas. “Están corriendo a los pequeños productores campesinos, están arrasando con todo para sembrar soja. Creemos que es algo planificado para eliminar a los pobres. Acá nos tocó soja, en otros lugares hay bananos, ananás, maíz,  todo transgénico”, discurrió.

“Lo que conseguimos fue porque luchamos y nos unimos con otras organizaciones”, reconoce. En ese camino, se sumaron a la  consigna Paren de Fumigar, lanzada por el Grupo de Reflexión Rural, años atrás, y que se extendió a otras provincias afectadas.

La pelea se da en cada pueblo y son los afectados y sus familias los primeros en enfrentar a los  poderosos. Se fueron haciendo fuertes porque solidariamente se acompañan para denunciar y hacer visible una problemática que crece en silencio. Montecristo, Oncativo, Villa del Parque,  Mendiolaza, Río Segundo, Toledo, Morrison, Bell Ville, Marcos Juárez, Isla Verde y tantos otros son un claro ejemplo provincial.

Nadie es profeta en su tierra. En el barrio un grupito nos acusa de desvalorizar las propiedades y nos rechazan por ignorancia. Pero en otros lugares nos reciben con carteles: Bienvenidas Madres de Barrio Ituzaingo, símbolo de lucha”, graficó.

Los estudios confirmaron lo que a priori sospechaban. Un cóctel de sustancias contaminantes está vulnerando la salud de los vecinos. Por eso, uno de los objetivos que persiguen es lograr que se sancione una ley nacional que  fije una franja de protección de 2500 metros entre los campos y  el radio urbano.

 “Aspiramos que las escuelas, los cursos de  agua y las viviendas estén protegidas y que el estado controle y prohíba la fumigación aérea en todo el territorio nacional”, manifestó.

Pero no es solo eso. Las personas se siguen enfermando y son ellas las que deben salir a buscar turnos, conseguir los medicamentos y los medios para movilizarse hasta los centros de salud para que los tratamientos no se suspendan.

Primer juicio por fumigaciones

Gracias a la lucha de estas mujeres dos productores agropecuarios – Jorge Alberto Gabrielli  y Francisco Rafael Parra -, y el  aviador Edgardo Jorge Pancello serán juzgados en el primer juicio por fumigaciones ilegales que reúne dos causas. Una iniciada por Gatica y la otra por el entonces funcionario municipal Medardo Ávila Vázquez. La fecha de inicio es el 11 de junio próximo.

No será fácil. Aunque son agricultores pequeños cuentan con los abogados más caros de Córdoba. Pero nosotros vamos con la verdad y con los enfermos. No hemos inventado nada. Queremos que la justicia haga justicia, porque de eso depende el futuro de los argentinos, no solo de este barrio”, afirmó.

“Que todos sepan que contaminar es un delito y que deben respetar un área de protección de 2500 metros. Este juicio sentará un precedente para los numerosos pueblos afectados por la contaminación, la enfermedad y la muerte”,  valoró.

Desde el principio el Grupo de Madres denunció la existencia de un “genocidio planificado” por la cantidad de muertes y enfermedades y por la inacción de los gobiernos.

La problemática trascendió las fronteras del país, por las acciones de resistencia llevadas a cabo por el grupo liderado por Gatica. Incluso, se interesaron las cadenas internacionales de noticias CNN y Al Jazzira que hicieron videos en el barrio y luego difundieron.

La alta exposición mediática desnudó la existencia de cientos de pueblos contaminados y mostró la otra cara del modelo agrosojero. Pero el barrio sigue en el mismo lugar. Algunos se fueron pero la mayoría está condenada  a vivir bajo la amenaza de la contaminación.

Las organizaciones de damnificados piden a gritos que se aplique el principio precautorio establecido en la Ley General del Ambiente. Afortunadamente, también surgieron agrupaciones de médicos, algunos investigadores, otros difusores de la problemática, y todos exigen nuevas respuestas desde la salud pública.

De cara al futuro contó que entre los planes urgentes a ejecutar están la conformación de una Organización no gubernamental  (ONG) en el barrio “vamos a seguir peleando para que se terminen las fumigaciones a cielo abierto con agrotóxicos, difundiendo la problemática y ayudando a los enfermos en la recuperación”, anunció.

“Creo que es un premio al esfuerzo y al sacrificio que venimos haciendo con María, Corina y Angélica”, afirmó la militante cordobesa.

Notas
(1)
http://philipcarrgomm.wordpress.com/2009/04/27/the-green-nobel-prize/
– (2)
http://www.goldmanprize.org/ http://www.unizar.es/premio_goldman/fundacion_goldman.htm
(3) Hasta 2005, Vita Aylón, Marcela Ferreyra y Cristina Fuentes trabajaron en el grupo de madres. Las “Locas” de Ituzaingó, revista La intemperie nº 22, julio de 2005. 

Más información sobre la problemática de Ituzaingó Anexo en  www.prensared.com.ar

www.prensared.com.ar

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *