Hot! Crónicas desde la Carpa /// Día 4 (III): ¡movidita la tarde!

La tarde empezó movida, Antonio “Gallego” Martínez, abogado de la querella en la causa por las fumigaciones ilegales en Ituzaingó Anexo, se acercó a la carpa a charlar sobre lo que viene sucediendo dentro de Tribunales II. Se mostró optimista y relajado porque, según afirmó, se cuenta con la evidencia y todxs lxs testigxs están diciendo nada más que la verdad. El “Gallego” explicó que la causa va según lo previsto: “Estamos de11”. Agregó que hoy quedó probado en la cámara que el imputado Pancello efectivamente estaba fumigando. 

Entusiasta relató que la expectativa mínima ya se cumplió: lograr que se concrete un juicio penal contra las fumigaciones con agroquímicos, un hecho histórico sin antecedentes. La expectativa máxima es que este proceso permita que los delitos de fumigaciones con agroquímicos sean catalogados como Crímenes de Lesa Humanidad. “Y ahí sí, nos vamos todxs haciendo la tumba carnera hasta la plaza San Martín”, aseguró el abogado entre efervescentes aplausos y sonrisas.

Martínez, enfatizó que el sentido profundo de este juicio es lograr demostrar el grado de alienación al que hemos llegado: “Nos interesa más el dinero que la salud, ¿cuál es la alienación? Que tenemos que tener para ser.”

Después de esta alentadora charla, almorzaron todxs de la olla orgánica popular una rica sopa de quinoa.

A la sobremesa la acompañaron con la charla de la Mesa de Agua y Tierra, en dónde diferentes ciudadanxs relataron su experiencia de intervención en diversas luchas ambientales. Alba Romero, de “Pueblos Unidos por el Agua”; Fernando Barri  y Natalia de Luca de la COTBN (Comisión de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos), Alicia López y Mercedes Ruiz de lxs Guardianes del Monte, y Celeste Camacho del Colectivo “Sin Frenos”. Todxs ellxs, desde sus diferentes luchas y espacios geográficos, se unen integrando la Coordinadora Córdoba en Defensa del Agua y la Vida. También compartió su experiencia Daniel Angiolini, vecino de La Granja que integró La “Mesa del Agua” de dicho lugar. Sus testimonios recorrieron sus procesos de organización y lucha: los porqués, los objetivos, los procesos, los resultados…  “No hacer nada sería un suicidio” afirmó Daniel.

Tanto las luchas por el agua y la tierra, como la de los pueblos fumigados, ponen en evidencia que el modelo de producción hegemónico es depredador, insustentable y acrecienta las desigualdades sociales. Se convierten así en claros ejemplos de ejercicio de democracia y ciudadanía. Son luchas por la vida.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *