Hot! Día Mundial de la Soberanía Alimentaria

Una concentración de personas en la Plaza San Martín juntó firmas por la “No instalación de Monsanto en Córdoba” y el respeto a la Soberanía Alimentaria.

Desde las 18 horas, diferentes agrupaciones como la Coordinadora por la Soberanía Alimentaria, COMPA, Frente Popular Darío Santillán, Córdoba se Mueve, Socialismo Libertario y S udestada, ocuparon el frente de la Catedral para realizar una radio abierta y promover la junta de firmas contra la instalación de Monsanto en Malvinas Argentinas.

El objetivo era visualizar la necesidad de un modelo agrícola alternativo que responda a una producción de alimentos respetuosa con el ambiente y la salud.

En alusión a la instalación de Monsanto en Córdoba, se hizo hincapié en que permitir que se produzcan semillas de maíz con químicos contaminantes perjudicará a las poblaciones cercanas y la sociedad en su conjunto.

Es por ello, que los manifestantes se hicieron oír en el Día Mundial de la Soberanía Alimentaria. Apuntan a una mejor calidad de producción de alimentos, respetando la cultura y las capacidades de los productores y productoras locales. Apoyan la economía familiar y artesanal basada en la sustentabilidad social, ambiental y económica.


Disertación “Seguridad y Soberanía Alimentaria”

En relación a ello, la Licenciada Miryam Gorbán, integrante del Secretariado Ejecutivo de Federación Argentina de Graduados en Nutrición (FAGRAN), en su disertación sobre “Seguridad y Soberanía Alimentaria”, en el marco del acto conmemorativo por el Día del Nutricionista, estableció ciertas cuestiones relacionadas a la crisis que atraviesa la sociedad en general con respecto a la soberanía alimentaria.

Entre ellas, aclaró que en nuestro país tan solo 936 propietarios poseen 35 millones de hectáreas de las mejores tierras del mundo, mientras que 150.000 pequeños propietarios, con 16 hectáreas de promedio, poseen tan sólo 2.200.000 hectáreas.

A esto debemos sumar la extranjerización de nuestras mejores tierras, que se produce de modo especial a partir de la década del 90. El desarrollo del monocultivo en el mismo período, llevando a producir 18.000.000 Has de soja forrajera destinada en más del 90 % de ella a la exportación para alimentar los animales de Europa y Asia.

Otros factores influyentes son la siembra directa: la patentización de semillas y la utilización del paquete tecnológico origina una “agricultura sin agricultores”.

En función de ello cabe señalar que las cinco empresas cerealeras más grandes del mundo (Cargill, Bunge, Dreyfus, Monsanto y ADM) concentran el negocio del 80% de los cereales que se producen y comercializan en el mundo. Casualmente, son también estas empresas las más grandes productoras de agroquímicos y fertilizantes, de agrocombustibles, y de maquinarias agrícolas.

Hoy en día, existe un acercamiento a la concientización de la población en contra del modelo. Esto se demuestra en las luchas por el salario, por la promulgación de leyes como la de agroquímicos, de arrendamientos, de posesión de la tierra, las denuncias y las luchas por la salud, por la defensa de los recursos naturales, las campañas como las de “paren de fumigar”, por el derecho al agua, contra la minería a cielo abierto, entre otras tantas.

Gorbán estableció que la clave “es definir que lo que está en crisis es el modelo de producción, un modo de producir, de vender, de consumir, un modelo irracional de aprovechamiento extremo de los recursos naturales, de despilfarro de los bienes que a diario se producen, de agotamiento de las riquezas de que el planeta dispone, en síntesis: lo que está en crisis es el modo de producción de un capitalismo salvaje.”

Todavía queda un largo camino por recorrer. Por lo menos, desde diferentes espacios sociales se están debatiendo como efectivizar una verdadera soberanía alimentaria basada en que opte por una política en una política agropecuaria que responda a las necesidades de la población, al cuidado del medio ambiente.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *