Hot! Crónicas desde la audiencia/// Día 6, testimonio de la ex Secretaria de Ambiente

Luego de la inspección ocular en barrio Ituzaingó Anexo, la sexta audiencia del Juicio a la Fumigación continuó en Tribunales II. Se presentó como testigo la bióloga Diana Raab, directora de Prevención y Gestión Ambiental de la Municipalidad de Córdoba entre los años 2003 y 2005.

La ex funcionaria relató que conocía que por ordenanza municipal el barrio estaba declarado en emergencia sanitaria y ambiental, y estaba prohibida toda tipo de fumigación a menos de 2500 metros. Por lo cual, aseguró: “entable una relación con las Madres preocupada por la emergencia sanitaria”, lo cual la llevó a dejarles un número de teléfono para llamadas de emergencias.

La bióloga relató que recordaba llamadas denunciando fumigaciones entre diciembre y enero, pero particularmente una en febrero. “Me avisan que estaban viendo la fumigación de mosquito. Era en hora de las tarde y yo me desplace hacia el lugar”, afirmó. La testigo sostuvo que cuando llegó al lugar distinguió “la maquina color verde, abierta en posición de trabajo” sobre las plantaciones de soja, pero en ese momento se encontraba parada. Estaba en el campo de Parra y a menos de los 2500 metros que reglamenta la ordenanza, declaró.

Rabb explicó que como funcionaria municipal no tenía poder de policía para intervenir en la situación porque cuando llegó “el mosquito” se encontraba parado, y en el campo no fue atendida cuando intentó ingresar. La bióloga relató que “les explicamos lo que había sucedido. De ahí surge de los vecinos de hacer un exposición ante la policía, y yo me ofrezco a acompañarlos.”

Tras la denuncia penal, al otro día se realiza una allanamiento en la propiedad de Parra del cual la bióloga fue testigo. Rabb explicó: “encontraron bidones y envases de agroquímicos que estaban dentro de una habitación que tenía una cama de una plaza, escondidos entre la cama y la pared (…) eran bidones y envases con leyendas de peligrosidad y se mostraban abiertos, en uso”.

La testigo afirmó que “le llamo la atención que había productos organoclorados, 24D. Eran sustancias distintas con esas características”. E incluso un producto relacionado al DDT. Explicó que su perplejidad se debía a que son productos altamente tóxicos y se encontraban en un dormitorio. Y agregó: “tampoco vi una receta fitosanitaria ni una autorización para este tipo de actividad”.

De los bidones y envases la bióloga vio que tomaron muestras, y que también se llevaron plantas de soja. Al cierre de la jornada, la defensa alegó que de acuerdo a documentos posteriores existen posibles irregularidades en el tratamiento de las muestras. Por lo cual se citaran a nuevos testigos para declarar el próximo jueves respecto al control de muestro.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *