Hot! Día 2: Voces desde la Carpa del Aguante

Tres entrevistas realizadas el martes 12 de junio por compañerxs de la Radio Curva de Salsipuedes, en la Carpa del Aguante.

Graciela, Teatro La Luna

Ir a descargar

Nos convoca el derecho a la vida, la necesidad de una vida más sana, más igualitaria, donde no nos dominen los empresarios poderosos, los empresarios sojeros, ni tampoco los gobiernos que abusan del poder y dejan a los pueblos sumergidos y envenenados. 
Pensamos en futuro mejor, mucho más digno para los que vienen. Este es el sentido para una persona de la edad que tengo yo, ver a los jóvenes impulsando estas propuestas de vida da mucha fuerza. Me conmueven mucho los gestos cotidianos. Por un lado, el poder exponer y vender productos orgánicos que ellos mismos producen en sus tierras, por otro lado, gestos cotidianos como el poder comer juntos y compartir un plato de comida orgánica, sana, juntos, todo eso creo que es aprendizaje, una manera simple, comunitaria de la enseñanza. 
Esto se transmite no sólo por lo intelectual, también por la vivencia, por mirarse a los ojos, por encontrarse… 
También siento que nos hermanamos en el arte, ahora acaban de pasar la gente de las comparsas, ayer hubo mucha movida artística, también mañana, La Luna se va a hacer presente con “Son lunáticos”, el taller de percusión… es una presencia humana que nos hace enriquecer a todos y pensar en la resistencia. Porque hoy, ahora, en este momento, estamos resistiendo. Cada grupo, cada organización genera otra organización, seguramente, por lo menos. Esto es lo que muchas veces se quiere ignorar, pero medios alternativos hacen de esto la voz de todos, y todos podemos expresarnos y decir que somos muchísimos. 
Creo que si la justicia abre su mente y su corazón, daríamos un pequeño paso adelante en la humanidad, en un lugar que se llama Córdoba, Argentina.

Ivi, Colectivo El Enriedo

Ir a descargar

Básicamente lo más importante es el trabajo colectivo, así nació esta lucha desde el dolor de las Madres y de todo un barrio que se unió para luchar por una causa común y es loque nos convoca a todas las organizaciones, el apoyar una causa que sufrimos todos de alguna manera, cada cual desde su rinconcito, los que venimos del interior y los que están acá en la ciudad también, porque estamos rodeados de campos en los que nos están fumigando y matando con la bandera monetaria por delante, porque es lo único que importa. 
En El Enriedo, como colectivo trabajamos el tema del consumo, de buscar otras formas de consumo alternativas, de tratar de luchar todo el tiempo por mostrar que hay otras maneras de producción que también son rentables, si es eso lo que importa. Podemos producir orgánicos y comida sana sin estar matándonos unos a otros. 
El consumismo es la palabra clave en todo esto, es lo que nos lleva a consumir indiscriminadamente, sin importar qué es lo que comemos, qué vestimos y a quién estamos explotando, porque no solamente hay una explotación de la tierra sino también de las personas en el trabajo cotidiano. 
Estamos totalmente confiados, tomamos como natural todo, no averiguamos de dónde viene la comida que consumimos, cómo está hecha. Desde El Enriedo esa también es la idea, tener un trato más cordial y más cercano con los productores. Nosotros como productores también manejamos eso, escuchar qué es lo que necesita el consumidor, poder explicarle de dónde vienen sus productos, es un camino que estamos iniciando, tratando de cambiar esta realidad que nos está avasallando.

Virginia, de Anisacate, del Colectivo Paren de Fumigar

Ir a descargar

Estamos juzgando un monocultivo nos impone el alimento, muchas cosas. La idea de la carpa es hacer presencia a los pueblos fumigados y a las alternativas de producción mucho más sanas para todos y todas. Queremos también mostrar que atrás de cada alimento de este tipo hay una familia atrás, trabajando, que es una diferencia muy grande con el monocultivo transgénico que es un tipo tomando café en un bar con un diario y uno solo esta fumigando… es un disparate, es otra relación. 
No es un tema que nos compete solo a quienes vivimos al lado de los campos fumigados, sino que acá en la ciudad, todos lo que se alimenten les compete este tema, porque sabemos cómo se están produciendo todos los alimentos, las verduras, las frutas, todo está fumigado. La gente tiene que enterarse de que ingiere veneno todos los días. Y que la misma empresa hace los agrotóxicos y los remedios (…) 
No es casual que haya epidemia de cáncer, de alergia, la cantidad de niños malformados que están naciendo en los pueblos, son años de intoxicación eso lo tienen que empezar a ver y hay muchos responsables. No sólo los que están hoy en el banquillo, de ahí para arriba vamos por ellos, la Secretaría de Agricultura, con el SENASA, el INTA, y el gobierno mismo, hay responsables. 
Argentina es el segundo productor de alimentos orgánicos del mundo y están invisibilizados. Cuando esos productores logran colocar en las ciudades esos productos, son inaccesibles para la gente común. También estamos tratando de que eso sea visible, accesible, que no sea para una élite. 
Conocemos productores que después de la muerte de sus hijos, y del cáncer de su mujer, ahora son productores biodinámicos, eso es maravilloso. Es la muestra, él me decía “ojalá que vayan a la carpa vayan los productores que fumigan, que vayan y vean” (…) 
…acá no estamos violentos, o resentidos, o con odio, (…) está abierto para que entren todos, y que vea, queremos que cambie el modelo, creemos que es necesaria y urgente una reforma agraria, y éstas son las alternativas reales. 
Todos como consumidores somos responsables, empecemos por nosotros mismos, fijémonos bien qué consumimos (…) Después en comunidad, transformarlo, ese es el poder del pueblo. 
…es cuestión de crear una nueva mentalidad fuera del lucro, dejar de ser recursos humanos y ser personas, que la pacha no sea un recurso natural sino un bien común, un poco más de respeto hacia ella, mucho laburo…

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *