Hot! Crónicas desde la audiencia /// Día 13: declaran los testigos de la defensa (I)

Martín Gonzalo Sarmiento Tagle

La audiencia número trece del juicio comienza alrededor de las 11 horas con la declaración de un testigo de la Defensa, el Dr. en Química Martín Gonzalo Sarmiento Tagle.

El Dr. Sarmiento Tagle, fue llamado por el buffet del Dr. Aráoz, abogado de la Defensa, para realizar análisis y muestras del campo del Sr. Parra. “Yo tomé contacto con él a través del estudio de abogados, cuando nos pidieron asesoramiento para analizar los estudios químicos realizados por el Ceprocor en un momento. Posteriormente, se decidió hacer más estudios químicos en el campo del Sr Parra”, dice.

A lo largo de su declaración, da cuenta de variadas críticas que realiza a los estudios realizados por el Ceprocor.  Al respecto afirma: “El proceso de toma de muestras no está debidamente documentado, no hay registro detallado de que sucedió desde el momento en el que fueron tomadas hasta el momento en el que fue el análisis”. Además, dice que no se había respetado la cadena de vigilancia -lo que puede haber llevado a un cruce en las muestras-, que no se las había tomado por duplicado para realizar contrapruebas y que no habían sido debidamente refrigeradas. También dijo que él había notado una falencia metodológica.

“Los niveles que se encuentran en plantas son diez mil veces más bajos que en los productos puros, por eso, el procedimiento de toma de muestras debe ser muy cuidadoso para que no se contaminen las muestras. Básicamente, hay que asegurarse de que el material que se utiliza sea el idóneo para mantener las muestras”, explica al Tribunal.

Respondiendo a una pregunta de la Defensa, Sarmiento Tagle dijo que los pasos, como están presentados en el informe, no aseguran que el resultado sea representativo de lo que sucede en el lugar y explica que la mal toma de la muestra quita validez al resultado.

Luego, a pedido de la Defensa, el Dr. en Química lee los resultados del estudio realizado por el Ceprocor y dice que los valores para el endosulfán, el diendril y el DDT son menores al límite de detección. Afirmó que “el problema es que no se puede interpretar el informe porque hay una inconsistencia. O hay un error en el resultado o en el límite de detección. Desde el punto de vista químico, el resultado no tiene validez porque no existe la certeza”.

Luego, habla de la persistencia de sustancias como el dihedril o del DDT y dice que son contaminantes orgánicos persistentes. “En el caso de diendril es una sustancia que tiene una alta persistencia en el tiempo”, agrega. Esto significa que, según explica el químico, un producto puede ser encontrado años después de haber sido aplicado en un lugar. “El tiempo de vida media es el tiempo que el producto necesita para que la concentración se descomponga a la mitad, eso no quiere decir que se descompuso, sino que la concentración es cada vez menor a medida que pasa el tiempo”.

Seguidamente, habla del estudio que realizó con la consultora de ambiente donde trabaja. A pedido de la defensa, tomaron muestras de un lugar. “Nosotros pensábamos que si tomábamos muestras de la zona fumigada y de otra zona, se podrían encontrar valores iguales. Por eso, a pedido, hicimos un estudio en el que se tomaron muestras en el campo fumigado y en el Parque Sarmiento, de tierra y vegetales”, comenta.

Según atestigua, las muestras tomadas para este nuevo estudio fueron: dos muestras de agua de tanque, cinco muestras de vegetales (claveles del aire) y tres muestras de suelo, que al igual que las de vegetales,  fueron combinadas. Especifica que, a las muestras de tierra, se les realizaron estudios de órganos clorados y de órganos fosforados.

Los resultados a los que arribaron, según afirma, fueron los siguientes: “En tierra no se encontró nada. En la muestra de claveles de aire se encontró endolsufán, tanto en los del campo y como en los del Parque Sarmiento, con valores muy parecidos” y, a esto, añadió que “este es un estudio que ha consistido en un solo día de muestreo, lo ideal sería que la Provincia y el Municipio pudieran realizarlos con continuidad”.

Cuando es el turno de la Fiscalía, Novillo le consulta al testigo acerca de la cadena de vigilancia que, según había dicho, no se había respetado. Entonces el testigo dice: “Yo no puedo reconstruir cuál fuel el camino de la muestra desde que fue tomada, hasta que fue analizada. Ese procedimiento fue deficiente. No tengo constancia de que pasó con esa muestra desde que fue tomada hasta que fue analizada en el laboratorio”.

Novillo continúa y le pregunta si todos los productos que estaban mencionados en el informe, a su criterio, causan daño a la salud. Frente a esto, el Dr. en química responde: “Sí, son tóxicos desde el punto de vista químico pero yo no soy médico, habría que consultarlo con un toxicólgo”.

Seguido a esto, el Juez Lorenzo Víctor Rodríguez, presidente del Tribunal dice “escuché varias veces repetir la palabra “contaminante” ¿Que entiende usted por contaminante?”, a lo que Martín Gonzalo Sarmiento Tagle respondió: “Es una alteración de las condiciones naturales. En este caso, sería una sustancia que altera las condiciones normales de la naturaleza”. El Juez volvió a preguntar: “¿O sea que todo producto químico producido por el hombre es contaminante?” El químico aclara que, desde su punto de vista, “sí, todo producto químico producido por el hombre. No sólo productos químicos, también pueden ser fuentes de calor, por ejemplo”.

Llegando al final de la declaración el abogado defensor Pancello, Pérez Moreno  le pregunts si todo contaminante es nocivo. Con respecto a esto el Dr. en Química expresa “hay una diferencia, a los contaminantes nocivos se los suele denominar polutantes. Por polución se entiende a los que tienen efectos nocivos en el ambiente. Se los suele usar como sinónimos. Si el cambio en las condiciones naturales del ambiente tiene efectos nocivos, entonces estamos hablando de polución y no de contaminación.”

Por último, la Dra Susana Cordi Moreno inquiere: “Ud. dijo refiriéndose al informe de la Dra Nassetta: “desconozco cómo se tomo el análisis”. ¿Esto quiere decir que hay varios procedimientos posibles?”. Sarmiento Tagle respondió “Sí, hay varias metodologías, no son muchas las que se pueden usar, pero no recuerdo lo que figura en el análisis”. En ese momento el testigo pide ver nuevamente el informe. “En todo el informe es necesario especificar la metodología empleada, se mencionan como a, b, c, d y f. Después se dice con cual corresponde a cada análisis. Yo no recuerdo que metodología se utilizó en este estudio….Yo a esto lo analicé el año pasado y después de eso no tuve acceso a este material”. Continúa leyendo el informe y concluye: “Acá están detalladas las técnicas utilizadas”.

Graciela Cristina Nicolás

El turno de la segunda testigo llega pasado el medio día. Graciela Cristina Nicolás es médica y es la directora del Registro Provincial de Tumores que depende del Ministerio de Salud de la Provincia.

La médica, explica cómo había sucedido el acercamiento al barrio Ituzaingó Anexo. Sostiene que “ya había habido una intervención previa por parte de la Provincia, había enviado un equipo de epidemiólogos, médicos y residentes. Se tomaron entrevistas, se hizo un censo”. Según afirma, la testigo, la idea era conocer, a través de esa entrevista, las patologías que acusaban los vecinos de barrio Ituzaingó.

“Como la gente seguía preocupada, la Provincia decide formar un equipo en el que yo estaba, más una trabajadora social, una psiquiatra (…) Estuvimos desde marzo hasta abril de 2003, en esos 20 días fue poca gente la que acudía, entonces salimos nosotros a buscar los enfermos. Hicimos un relevamiento basándonos en una muestra que tenía el Ministerio de Salud. Eran 98 personas, nosotros logramos confirmar 35 casos (mediante los datos de esa persona, el tratamiento logrado, etc.), de los cuales, inicialmente, había 8 personas fallecidas y todos habían sido diagnosticados desde el año 83, hasta el 2003. Nosotros corroboramos 8 personas fallecidas de las que no pudimos obtener datos, no tuvimos acceso a los certificados de defunción, no podemos decir tampoco que no tenían cáncer”, asevera la testigo.

Interviene el fiscal Novillo y le pregunta: “98 casos, ¿de qué?” La testigo responde: “De cáncer, 98 casos que el grupo de madres habían relevado. De los pacientes eran muy difíciles de corroborar los datos porque el registro decía, por ejemplo, don Ramón, don Páez, no había datos fehacientes”, concluyó.

“Entonces hicimos un segundo relevamiento del barrio, y para agosto del 2003 se hizo un resumen de todo lo actuado”, dice la médica, mientras informa al Tribunal que tiene el informe en su poder en la sala. “Hicimos este informe para ser elevado a la Universidad Nacional que se encargó de hacer un análisis y un estudio más detallado de estos casos”, sostiene.

Juan Manuel Araoz, abogado defensor de Parra, le pregunta: “¿Cuál es la conclusión de este informe?”
La testigo responde: “En esa oportunidad solamente dejamos constancia de los casos que nosotros habíamos constatados como tales. Por la cuestión epidemiológica hay un período de inicio y de corte y esos periodos no pueden ser de más de 5 años. Si nosotros tomamos los casos desde el año 83 hasta el 2012, estamos tomando un período re grande. Ahora que existe este registro de casos de cáncer analizamos la incidencia de los casos de cáncer. La incidencia se refiere a los nuevos casos de cáncer. A partir del 1 de julio del 2003 hasta la fecha, conocemos el índice de incidencia de la enfermedad.” La médica afirma que “la incidencia detectada en el barrio (Ituzaingó), no difiere de lo detectado en otros barrios de la ciudad. De los 3 casos que confirmamos, era todos casos de arrastre porque provenían de un período mucho mayor que un período epidemiológico.”

La defensa, en la voz del Dr. Araoz, pregunta: “¿Estos caso no eran de los últimos 5 años?”

La médica Graciela Cristina Nicolás contesta: “No, no eran de los últimos 5 años. 8 personas fallecidas desde 1983. 12 personas que no se pudieron ubicar. Más de uno de los vecinos decían que no los habían visto, que no vivían en el barrio. El resto que pudimos confirmar son 3 del 83 al 2003.”

A continuación habla acerca del Registro Provincial de Tumores que depende del Ministerio de Salud de la Provincia, en el que trabaja.

“Un registro es un arma fundamental para conocer la incidencia de la enfermedad, es conocer cuánta cantidad de casos nuevos se presentan en un tiempo determinado. Es para implementar medidas de prevención, de control, de seguimiento de la enfermedad. Como registro poblacional debemos responder cuál es su nombre, qué patología lo acude, desde cuándo, dónde vive, cuál es su DNI. Este es el registro que nosotros llevamos. Hacemos una búsqueda activa, porque es un trabajo meticuloso de archivo, tenemos entrada a todos los hospitales de la provincia y  tenemos la ventaja de contar con el Hospital Oncológico de la provincia de Córdoba.”

El juez Rodríguez, presidente del Tribunal, le pregunta a la testigo: “¿Ustedes sectorizan por barrio?”
Graciela Nicolás responde que si. “Tenemos un sistema informático que nos ayuda en esto. Cada registro puede tener sus variables, cuando nosotros cargamos un paciente al sistema sabemos si es de Córdoba capital o del interior.”

Aráoz, de la defensa, pregunta: “¿Hablamos de 18 mil casos para la ciudad de Córdoba? ¿Y en barrio Ituzaingó?”

La testigo dice que en la ciudad se registraron 18 mil casos de cáncer y que “35 casos tenemos en registro de barrio Ituzaingó Anexo desde el 1 de julio 2003 hasta 31 de diciembre de 2010.”

El abogado de la defensa le pregunta si podría dar datos de otro barrio para poder realizar una comparación. En ese momento interviene el presidente del Tribunal y dice que “en barrio Ituzaingó hay 6 mil habitantes, más o menos. Hay que tener en cuenta eso a la hora de pensar en otro barrio.”
La testigo declara en este punto que “si tenemos que comparar se hace muy difícil, porque nosotros nos manejamos con tasas de incidencia, no de mortalidad”.

Y agrega que, en el Registro Provincial de Tumores, tienen información que proviene de 6 o 7 fuentes diferentes. “Mientras más fuentes te notifiquen un caso, de mayor calidad es el registro.”

Pérez, abogado de la defensa, le pregunta a la médica: “¿Puede ser que la UPA de un barrio tenga más registro de casos que ustedes?”.

La médica responde: “UPAS, como hace un registro desde los ´80 a esta parte, va a tener 5 veces más. Y esto, teniendo en cuenta que incluyen gente de otros barrios cercanos. La mayoría de las personas de barrio Ituzaingó no tenían obra social y se atendían en hospitales públicos”, afirmó.

Para finalizar, el Dr. Aráoz de la defensa, le dice que si puede resumir lo que vivió en el barrio; le pide que haga un relato de su experiencia concreta en el barrio y de la multifactoriedad que pudo estar presente allí.

La médica Nicolás dice: “Lo único que corroboramos fueron 5 casos de leucemia anteriores a nuestra llegada, dos linfomas eran del año 200o. Si uno tiene que ir a la multifactoriedad, cuando se empezó el relevamiento en el año 2002, se vio que no había agua corriente. La primera medida fue instalar el agua corriente en el barrio. En noviembre del 2006 se cambiaron los tanques de las casas porque había muchos en mal estado, sin tapa. Se hicieron muestras en el suelo. Había dos transformadores de corriente eléctrica, uno de ellos era el que generalmente tiraba aceite cada vez que se sobrecargaba. Da la casualidad que, en esa manzana, donde estaba ese transformador, se registraron los casos.”

El fiscal Novillo le informa  la testigo que hay un informe, que se hizo hace poco en el barrio, que detecta 61 casos. “Usted dice haber registrado 35 casos y este informe dice 61 casos.”

La testigo le dice al fiscal: “Si ustedes me brindan un listado, yo podría cruzar los datos con nuestra lista. Hay pacientes que quizás no tiene el cambio de domicilio hecho y por eso no están registrados.”

En ese momento, interviene el Dr Hairaberdian, abogado defensor de Alberto Gabrielli e inquiere al fiscal Novillo diciéndole en un tono alto de voz “¿Qué informe?, ¿Hecho por quién? Por un grupo de militantes está hecho ese informe”, concluye el abogado.

El fiscal Novillo le responde que se está refiriendo al informe del que estuvieron hablando todo el día de ayer -refiriéndose a la jornada del lunes 23-.

Novillo le pregunta a la testigo: “¿Qué tienen que ver los agroquímicos con estos casos?”; a lo que la testigo responde que no puede responder esa pregunta porque no es su ámbito. “Hay agroquímicos, pero ninguno comprobado”, sostiene la médica.

Entonces el abogado de la querella pregunta si van a ir al cuarto intermedio y si luego, él puede seguir haciéndole preguntas a la testigo, Hairaberdian interviene y dice: “Le pido al Tribunal que le pida al Dr. Martínez que haga  las preguntas ahora porque va a ser aleccionado por un grupo de especialistas”

El Presidente del Tribunal le pide al Dr. Martínez que tenga en cuenta la advertencia y comienza el cuarto intermedio que durará alrededor de 10 minutos.

Al regresar del cuarto intermedio, el abogado de la querella continúa con sus preguntas. “El informe ¿es cuantitativo y cualitativo?”, pregunta, la testigo responde afirmativamente. Entonces Martínez dice:”Nosotros tenemos 68 mil casos de cáncer en toda la provincia y 18 mil en la ciudad. ¿A qué se debe que en el interior haya un 200% más de casos que en la ciudad? La testigo le explica que para ellos, los datos son cualitativos en relación a la calidad del dato.

Seguidamente, el abogado repregunta “¿porque tenemos más en el interior?” y Graciela Nicolás responde “en el interior tenemos muchos casos sólo certificados por casos de defunción. En el interior no tenemos datos concretos”.

Entonces interviene el Presidente del Tribunal y dice que quiere dar una opinión “Tenemos tres acusados por un determinado delito, pero esta otra investigación no es la nuestra, nos estamos yendo, vamos perdiendo el tema”.

Seguidamente ocurre un entrecruzamiento de palabras entre los abogados: Martínez dice que la declaración de la testigo es inverosímil, Pérez Moreno dice que no puede permitir que le diga eso porque está conviniendo a su testigo y Aráoz dice quela Sra.es una voz autorizada y que está aportando los datos oficiales de la provincia.

Finalmente, interviene el Presidente del Tribunal y repite que no tiene sentido la discusión “están perdiendo el norte” afirma y les dice que pueden acercarse ala Fiscalía del Dr. Matheu y presentar estas pruebas que corresponden a otra causa.

No se realizan más preguntas y la testigo se retira.

Natalio Eduardo Pita

El tercer testigo de la Defensa fue el Señor Natalio Eduardo Pita, vecino del Sr. Parra y del Sr. Gabrielli. Antes de iniciar sus declaraciones afirma que conoce a ambos.
El abogado dela Defensa, Aráoz, le pide la palabra al Presidente del Tribunal y dice: “le pido que al querellante no hable con los testigos que vienen acá a dar su testimonio de libre voluntad, ni antes ni después de la declaración, que no vaya a apretar”. “¿Apretar?” pregunta el Presidente, “bueno queda hecha la advertencia” concluye.

Respondiendo a las preguntas de la defensa, el Sr. Pita dice que es comerciante y tiene una carnicería en la ruta de Capilla de los Remedios. Aráoz le pide si puede señalar en el mapa que tienen del barrio dónde tiene su comercio y el Sr. lo señala. Además afirma que vive en barrio Ituzaingó hace aproximadamente 20 años.

“Tengo tres matrimonios. Un hijo del primer matrimonio, nacido y criado en el barrio. Dos hijas más con otro casamiento. Y una tercera. Y ocho nietos. El estado de salud de mi familia es normal, un resfrío, la garganta, nada más”, cuenta.

Aráoz le pregunta:”Ha visto algún día que se fumigue en forma aérea ese campo?”, “No, para nada”, contesta el testigo. El abogado defensor de Parra repregunta “¿No vio avionetas fumigando de noche?” y el Sr. Pita vuelve a responder “no he visto nunca una avioneta fumigando de noche, y ahí hay cables de alta tensión y no se puede fumigar. ¿Cómo pueden fumigar de noche? Cruzaría por el campo mío y el de Parra”.

Seguidamente, Aráoz le pregunta por un hijo que perdió su actual pareja y él cuenta que fue antes de conocerlo a él pero que el niño había muerto a causa de una diabetes que sufre la mujer. Continuando con el relato, dijo que una vez se había acercadola Sra.Gaticapara preguntarle si querían agregar al niño a una lista que estaba confeccionando con los datos de los niños nacidos sin vida. Según palabras del testigo, su pareja se negó ya que la causa de la muerte del niño no estaba relacionada a los problemas del barrio.

Luego, Aráoz le consutó a cerca de un allanamiento que habría ocurrido en la casa del Sr. Pita y el dijo:”Ya hace bastante, fueron 3 vehículos con doctores y policías y dijeron venimos a hacer un allanamiento. Fueron sacaron yuyos, sacaron tierra, se fueron y nunca supe más nada. Agua no sacaron. Sacaban con una palita, lo ponían en una bolsa de nylon y la cerraban. Habrán sido 6, 7 personas”.

El Dr. Pérez Moreno le pregunta al testigo si sabe por qué había sido el allanamiento y él dijo que era por el tema de las fumigaciones, “ellos creían que todo ese sembrado, todo ese campo era mío” concluyó.

Marcelo Juan Bollati

El cuarto testigo fue el Ingeniero agrónomo Marcelo Bollati quien fuera asesor fitosanitario de Parra en relación al control de malezas y de enfermedades de hongos y plagas.

El testigo, además fue empledo de una empresa que producía plaguicidas y uno de los redactores dela Leyde Residuos peligrosos. Desde su postura, la utilización de sustancias como el glifosato no es tóxico y es de venta libre.

Además, según explicó fue el quien le realizó al productor la receta fitosanitaria en donde se especifica los plaguicidas que se utilizarán en la cosecha. También explicó que las aplicaciones de los mismos debe ser controlada para verificar su eficacia y que, en caso de no lograr los resultados esperados, se debe volver a aplicar.

En un momento, el Presidente del Tribunal interviene y le consulta si no es incompatible que hayan sido quienes producen los plaguicidas los encargados de redactarla Leyde Residuos Peligrosos, el testigo responde que no.

Luego, continuó su testimonio,  fue central la afirmación de que hubieron reuniones de capacitación con técnicos de la municipalidad y el conocimiento publico de la prohibición de la ordenanza.

Recuerda reuniones con Raul Gimenez y Diana Raab para buscarle una soluciona los barrios que habían quedado dentro de la prohibición de plaguicidas. “Había que ver que solución para buscar algún productor inocuo o que pueda utilizarse” precisa y ejemplifica con el Bipel Vasilus  que se consigue en el mercado. Bocilus Turigensis es un microorganismo. NO recuerda si se hablo de ese producto especifico pero si de productos alternativos.

Tambien se constató que la receta de glifosato fue realizada dos años después de estar prohibido. Ante las preguntas de la Fiscalia asintió que a veces vio a Parra y a otras a empleados de el allí manejando el mosquito; declaración que Novillo solicitó contar en actas.

Seguidamente, sobre la actividad aérea, afirmó que “En un campo como el de Parra un avión aplicador tiene que hacer entre 8 y 10 pasadas.” El avión carga va al campo pulveriza y si tiene que volver a cargar vuelve a la pista.

El Dr. Araoz hace referencia al estudio presentado ayer sobre los efectos de la deriva. Este responde que “el productor busca mas eficiencia de que el producto quede arriba de su plaga, de su maleza. A la deriva le decimos lo que sale fuera de mi campo, lo que se va por viento”. En la receta que presento aclara que la deriva en el campo de Parra no debe dar más de2 metros.

Incluso precisa que hicieron un estudio para mostrar en las tarjetas los resultados en el dia mismo que hicimos la aplicación.