Hot! Crónicas desde la audiencia/// Día 12, siguen las declaraciones (I)

Cuatro testigos se agregarían para prestar nuevos testimonios. Dos de ellos, la señora Araya y el señor Natalio Tita, fueron convocados por la defensa, mientras que Mauricio Cuevas y Antonio Patti, fueron incorporados por la fiscalía.

Esta mañana, comenzó la décima segunda instancia del juicio por fumigación en Barrio Ituzaingó. Hasta el mediodía, se tomaron los testimonios del ingeniero químico, Marcos Tomasoni y del doctor, Ricardo Antonio Fernández.

Desde la querella, se interrogó por más de una hora al ingeniero. Tomasoni es integrante del colectivo Paren de Fumigar Córdoba y uno de los propulsores de las iniciativas llevadas a cabo en Oncativo relacionadas a la prohibición de agrotóxicos en distintas zonas.

Como profesional, trabaja en estudios relacionados con el impacto ambiental y el tratamiento de los residuos peligrosos. Explicó, desde sus conocimientos, las implicancias del uso de agrotóxicos y como estos dejan derivas en el ambiente, que afectan directamente a las sociedades.

“…existen tres tipos de derivas, entendiendo a estas como las partículas que no dan en el blanco y se disipan en el ambiente. Los factores ambientales como la humedad y la temperatura influyen en la distribución y el esparcimiento de las partículas de pesticidas, herbicidas o fungicidas…”, comentó el testigo.

Además, agregó “… la dispersión de los agrotóxicos también depende de cómo se los aplica. Si se aplica de forma manual, va a haber menos derivas que si se lo realiza con un avión…”. Según los datos suministrados en audiencias anteriores, se estableció que Córdoba sufrió grandes precipitaciones entre las primeras semanas de febrero de 2008, por lo cual no hubiera sido posible la utilización de un mosquito para la fumigación.

También, se hizo alusión a la diferencia entre las moléculas y su capacidad de dispersión. Un ejemplo de esto es el Endosulfan el cual es muy volátil, mientras que el Glifosato, no lo es, sino que tiene mayor permanecía en las napas de agua.

Más allá de los datos brindados por Tomasoni desde sus conocimientos como ingeniero químico, presentó un trabajo realizado por la cátedra de Problemática Ambiental de la Universidad Nacional de Córdoba.

El estudio presenta mapas relacionados al alcance que puede tener una nube de deriva según el viento presente. Para ello, se han tenido en cuenta muestras que datan de más de doce años.

Después de un debate entre la defensa y la fiscalía, el tribunal resolvió la recepción de la investigación. Para conocer en profundidad este trabajo de investigación de la UNC, ahora como evidencia de la causa, visite la nota titulada El modelo a la deriva: la dispersión de los plaguicidas como prueba del delito.

Aproximadamente a 12 del mediodía, comenzó la exposición del segundo testigo. Fernández fue uno de los que intervinieron en el estudio de muestras pilotos en el Barrio Ituzaingó en el año 2005. También, participó del muestreo realizado en 2010 dejando ya de ser pilotos y con una población aleatoria.

En el primer estudio se pudo establecer, dentro de un grupo de treinta chicos, la presencia de arsénico, cromo y plomo en el 86% de ellos. El doctor estableció que ello podía ser causa del contacto con estos elementos en alimentos o por aire.

Los resultados, no podían dejar de ser una posibilidad de asociación, ya que no existía, hasta el momento, otros estudios para compararlos. Aun así, si está comprobado que la exposición a ciertas sustancias como al HCH pueden, de forma probabilística, implicar cáncer.

Los aportes de Fernández dejaron en claro la disminución de ciertas sustancias en los cuerpos de los niños. Explicó que esto, fue consecuencia de varios factores como pueden ser la educación, las nuevas medidas preventivas y la vigilancia epidemiológica.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *